7 ERRORES POR LOS QUE NO PIERDES GRASA

Errores por los que no pierdes grasa

7 ERRORES POR LOS QUE NO PIERDES GRASA

Errores por los que no pierdes grasa y que están retrasando tu camino hacia el cuerpo que siempre has deseado.

MUCHO CARDIO

CardioEs muy común realizar entrenamiento cardiovascular para perder grasa, ya que en entrenamientos largos y a baja o media intensidad es donde has oído que se pierde más grasa.

Esto puede ser cierto, pero aquí entran en juego otros detalles, como pueden ser la pérdida de masa muscular (al estar en déficit calórico) o el papel que juegan las hormonas.

Debes darte cuenta que el entrenamiento forma parte de tu vida pero no estás 8 horas al día entrenando, incluso habrá días que no entrenes.

Por lo tanto, no te fijes en las calorías que puedes gastar con el entrenamiento, sino en los resultados que te va a ofrecer realizar ese entrenamiento. Solo así generarás una adherencia positiva, sino te frustrarás y dejarás de entrenar en muy poco tiempo.

Aquí te dejamos un artículo explicando por qué deberías entrenar fuerza (artículo mío) y dejar de estar muchas horas encima de una cinta de correr o una elíptica.

MUCHAS REPETICIONES

Muchas repeticionesOtros de los errores comunes es realizar entrenamiento de fuerza, pero a muy altas repeticiones. En este caso tampoco estarías cumpliendo el requisito de trabajar la fuerza. No le estarás dando al músculo el estímulo necesario para que se desarrolle.

Al estar en proceso de pérdida de peso necesitas que tu cuerpo sepa que necesita ese músculo, y para ello no tenemos otra opción que trabajarlo. De esta forma tu cuerpo buscará otras opciones antes de coger nutrientes de tus músculos (degradación muscular).

En este tipo de entrenamiento procura realizar menos de 15 repeticiones, por lo menos en los ejercicios más básicos de tu rutina. En los ejercicios accesorios puedes realizar un mayor número de repeticiones si buscas que tu músculo crezca.

Tampoco quiere decir que hagas 10 repeticiones con un peso muy liviano, pero este punto lo tocaremos más adelante.

EXCUSAS

Seguro que has oído alguna vez o has realizado alguna de las siguientes afirmaciones.Poner excusas

“No tengo tiempo” “Estoy muy cansado/a” “Como voy a ir yo a un gimnasio, voy a hacer el ridículo” “Bastante tengo con el trabajo” “No tengo dinero para pagar un gimnasio” etc.

A tu cerebro no le gusta la sensación de cambiar algo placentero (tumbarse en el sofá por la noche) por otra cosa que no lo es tanto (entrenar). Entonces llega el momento de ponerse excusas… “yo entrenaría… pero salgo de trabajar muy tarde y tengo que ir a casa con mi familia”.

Entendemos la situación, pero realmente son excusas. Siempre hay soluciones. ¿No tienes dinero? Elimina cosas menos importantes de tu día a día o entrena 15 minutos al día.

Si tu problema es que no tienes dinero, puedes trabajar con tu propio peso o en un parque. Si quieres estar en casa con tu familia puedes entrenar en casa con tu familia, incluso sería bueno que les inculcaras el hábito de entrenar a ellos también.

Por lo tanto no nos valen esas excusas y si nos vale el deseo de querer mejorar tu salud poniéndole soluciones a cualquier excusa que pueda darte tu cerebro para quedarse en su zona de confort.

FALTA DE CONSTANCIA

ConstanciaUno de los errores más comunes de todos. Somos muy impacientes y queremos ver los resultados muy rápidamente. Debes saber que en el entrenamiento los resultados se van a ver a largo plazo.

Aun así, puedes realizar anotaciones de tus entrenamientos para que veas que, en periodos muy cortos, vas obteniendo mejoras.

Vas a ver que puedes levantar más peso en el mismo ejercicio, que eres capaz de realizar más repeticiones, descansar menos, que tu fatiga no es tanta como antes…

Todos estos son indicadores de tu progreso, ver estos pequeños resultados te va a motivar por continuar entrenando y, solo así, verás resultados mucho más globales.

Para que te hagas una idea, resultados que puedan verse en el espejo llegarán con meses de entrenamiento. No vayas 6 días a la semana al gimnasio durante 1 mes, porque no vas a conseguir tus objetivos.

Ve los días que vayas con ganas, mantén ese hábito en el tiempo y al cabo de unos meses comenzarás a darte cuenta de que los resultados están ahí.

CENTRARSE EN PEQUEÑOS DETALLES

Pequeños detallesCuántos días y a qué hora entrenar, qué suplementos tomar, número de repeticiones exacto…

Debes darte cuenta de que estos detalles te van a reportar el 1% de tus beneficios, tienes que darle prioridad al resto de cosas que influyen en el 99% restante.

Si le das mucha importancia a este tipo de detalles vas a dejar de lado al resto que si son cruciales para llegar a tu objetivo. A este objetivo puedes llegar por diferentes caminos, así que evita asumir cualquier tipo de receta como la verdadera.

“Entrena 3 días a la semana, por la noche, toma L-carnitina después del entrenamiento y realiza estos ejercicios (tabla) 8 repeticiones de cada uno”

Huye de cualquier sentencia que se asemeje a la anterior. Puedes entrenar a la hora que quieras y los días que mejor se adapten a tu estilo de vida (con un mínimo y un máximo).

Ningún suplemento va a evitar que tengas que esforzarte, puedes realizar diferentes entrenamientos que van a llevarte a tus metas, y no hablemos del número de repeticiones… te puede beneficiar un rango entre 8-15 pero si realizas 3 igualmente estarás trabajando correctamente.

Así que ya sabes, no sigas cualquier receta que puedas ver por ahí, puedes cumplir tus objetivos de maneras muy diferentes, siempre que cumplas unos mínimos requisitos.

NO ESTÁS DANDO EL MÁXIMO

Dar el máximoSi quieres resultados de verdad no puedes ir a pasearte al gimnasio. Tienes que dar el máximo en cada entrenamiento (no te lo tomes como sin dolor no hay beneficio). Pero cada entrenamiento que realices debe suponer un esfuerzo para ti.

Ir al gimnasio y salir igual que entraste no te va a empujar en la dirección que deseas, solo habrás perdido un tiempo muy importante de tu vida.

En cada serie debes rozar tu máximo posible, esto tampoco quiere decir que subas y subas peso, simplemente que si puedes realizar 10 repeticiones con ese peso no hagas 5, debes de hacer 8 o 9.

Una vez comiences a realizar series más agotadoras notarás como tu cuerpo comienza a adaptarse a ese entrenamiento y empezarás a progresar, tanto tu rendimiento en el entrenamiento como tu físico.

NO LLEVAS UNA CORRECTA ALIMENTACIÓN

Alimentación saludableSi corriges o ya estabas realizando correctamente los puntos que hemos destacado arriba tienes un gran paso conseguido para generar esa pérdida de grasa que estás buscando.

Pero aquí entra en juego otro aspecto importante, cuidar tu alimentación.

De nada sirve entrenar correctamente si no cumplimos con esta condición. Debes llevar una dieta saludable y en la que consumas menos calorías de las que estás gastando en tu día a día.

Sin esta condición no conseguirás reducir el porcentaje de grasa. Así que ya sabes, controla tu dieta si quieres que tu entrenamiento tenga un efecto positivo en tu cuerpo.

Cualquier duda que pudiera surgirte o lo que quieras puedes dejárnosla en los comentarios y la responderemos encantados, igualmente puedes hacerlo en nuestras redes sociales.

¡Un abrazo muy grande! 😊

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here