¿Por qué hacer ejercicio? Descubre los beneficios para tu salud

¿Por qué deberías hacer ejercicio físico?

Frases como las del filósofo Platón (427-347 a. C.) “La falta de actividad destruye la buena condición de cualquier ser humano, mientras que el movimiento y el ejercicio físico metódico la guardan y la preservan“, o el poeta romano del S. I Juvenal “Mens sana in corpore sano”, nos hacen ver la vinculación que ya se le daba a la actividad física con la salud siglos atrás.

Todo el mundo sabe que realizar ejercicio físico de manera regular ayuda a mejorar nuestra salud, no es nada nuevo. Aun así, me gustaría reforzar esta idea en tu mente y que tu motivación por ejercitarte aumente. Para ello, te traigo varios de los beneficios que tendrás al llevar un estilo de vida físicamente activo.

Vejez

En una población en la que el groso de ella tiende a ser cada vez más envejecida (estudio), el ejercicio físico ha demostrado ser muy eficaz para mejorar este proceso de envejecimiento. Como verás a continuación, nos ayudará no solo a vivir más años, sino también a vivirlos con una mejor calidad de vida.

vejez
(INE, 2016) Evolución del rango de edad de la población en España.

Masa muscular

Una de las principales consecuencias del envejecimiento es la pérdida de masa muscular. Ésta lleva asociada una limitación física, mayor probabilidad de caídas, y un gran deterioro para la salud debido a las múltiples funciones que el tejido muscular juega en la misma (estudio). El entrenamiento de fuerza ha sido claramente aceptado como una estrategia para promover el mantenimiento y crecimiento de masa muscular en personas mayores que la tienen atrofiada. Se ha mostrado una estrategia mucho más eficaz que las alternativas nutricionales o famacológicas (estudio).

Osteoporosis

Otro problema del envejecimiento es la aparición de osteoporosis caracterizada por una baja densidad mineral ósea. Este problema aumenta el riesgo de fracturas debido a la debilidad de los huesos. Es más común en mujeres post-menopáusicas debido a la bajada de estrógenos que sufren. El ejercicio físico es muy eficaz en el mantenimiento y mejora del tejido óseo y la masa muscular (estudio).

hueso

Hipertensión

La hipertensión es uno de los principales factores de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (ECV), es una de las más costosas económicamente y prevenibles. Programas de ejercicio físico han demostrado ser tan eficaces como los medicamentos utilizados para disminuir la hipertensión o incluso más. De esta manera se evitan los efectos secundarios de los medicamentos y se consigue reducir el riesgo de sufrir ECV en un 20-30% (estudio).

Diabetes

La resistencia a la insulina contribuye a padecer diabetes mellitus tipo 2 (DMT2) e incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y cáncer. La práctica de ejercicio físico regular mejora la sensibilidad a la insulina en personas con DMT2, pudiendo durar esta mejora, hasta 72 horas desde la última sesión de ejercicio físico (estudio).

glucosa

Pérdida de grasa

El ejercicio físico es muy eficaz para mejorar la composición corporal. En población obesa, tanto con programas de baja intensidad como alta, se produjeron mejoras significativas en la pérdida de grasa pese a no llevar control de la alimentación (estudio). Sin embargo, lo más eficaz, saludable y que te recomendamos, es compatibilizarlo con una mejora de hábitos alimenticios ya que obtendrás mejores resultados.

El entrenamiento de fuerza ha resultado ser muy eficaz en la reducción de grasa visceral en mujeres post-menopáusicas. Debido a la falta de estrógenos, este tejido tiende a aumentar en este grupo de población, poniendo en riesgo su salud (estudio).

Colesterol y enfermedades cardiovasculares

También se produce una mejora del perfil lipídico tanto con ejercicio cardiovascular como de fuerza. Esto quiere decir que los niveles de colesterol bueno (HDL) aumentan y se mantienen o reducen los del malo (LDL) y los triglicéridos (estudio).

enfermedad cardiovascular

La principal causa de muerte a nivel mundial es la cardiopatía isquémica. Los siguientes 8 factores son los responsables, por sí solos, del 75% de los casos: el consumo de alcohol, consumo de tabaco, baja ingesta de frutas y verduras, falta de actividad física, hiperglucemia, hipertensión arterial, índice de masa corporal elevado y la hipercolesterolemia (estudio).

Como hemos visto anteriormente, la práctica de ejercicio físico es capaz de reducir el riesgo de todos los factores (disminuir el consumo de alcohol, tabaco y aumentar el consumo de frutas y verduras queda en tus manos). Y es que, en cualquier grupo de edad, un pequeño incremento en los niveles de actividad física es suficiente para disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares de manera substancial, en comparación con las personas inactivas (estudio).

Microbiota

Un buen estado de la microbiota, conocida habitualmente como la flora intestinal, juega un papel muy importante en la salud de las personas. Una microbiota saludable mejora el sistema inmune, disminuye la inflamación, previene infecciones y tumores. Sin embargo, una microbiota alterada se ha visto relacionada con la obesidad, enfermedades del corazón, enfermedades inflamatorias del intestino y diabetes. El ejercicio físico ha demostrado ser eficaz enriqueciendo la diversidad de la microbiota y mejorando su composición. Además de realizar ejercicio físico, llevar una dieta rica en fruta, verduras, hortalizas, legumbres y cereales de grano entero te ayudará a obtener los beneficios mencionados (estudio).

Cáncer

La práctica de ejercicio físico regular disminuye el riesgo de desarrollar cáncer. Además en las personas que superan el cáncer, mitigan muchos de los efectos adversos de las terapias recibidas mejorando mucho su calidad de vida (estudio).

Rendimiento académico

La práctica de ejercicio físico mejora el rendimiento académico. Uno de los motivos es porque en los adolescentes mejora su autoconcepto físico, lo cual favorece su percepción social y ayuda a su integración dentro del grupo (estudio). También se asocia a mejoras cognitivas como la atención, la memoria, un aumento de la vascularización cerebral, neurogénesis y sinaptogénesis (estudio).

cerebro

Por si fueran pocos todos los beneficios ya mencionados, el ejercicio físico también trae consigo grandes mejoras a nivel psicológico.

Estrés

El estrés es un problema muy frecuente en la sociedad actual y se produce cuando el organismo se siente amenazado. Intervienen muchos factores en la aparición del mismo y, cuando este se prolonga en el tiempo, trae consigo problemas importantes de salud. La práctica de ejercicio físico ha demostrado ser muy eficaz en la reducción del estrés laboral, consiguiendo mejorar el rendimiento y calidad de vida de los trabajadores (estudio).

Felicidad y autoestima

Se analizaron los niveles de felicidad de 11.637 participantes de 15 países diferentes. Aquellos que tenían un estilo de vida muy activo, en comparación con los inactivos físicamente, mostraron ser un 52% más felices. Por lo tanto incrementar la cantidad de actividad física se asoció a un aumento de los niveles de felicidad (estudio).

La realización de ejercicio es determinante para la salud tanto física como mental de las personas mayores, mejorando así su calidad de vida. En este grupo de población, tras realizar actividades físico-recreativas, incrementaron su autoestima de manera significativa. Previo a los 6 meses de ejercicio físico, los niveles de autoestima dieron unos valores medios según el Test de Rosemberg. Al finalizar, incrementaron en un 14,63 % ubicándose en valores de autoestima altos (estudio).

Depresión

El entrenamiento con cargas suele ir destinado a mejorar la fuerza, la masa muscular, la resistencia o la potencia. Sin embargo, se han podido observar reducciones significativas de los síntomas depresivos entre adultos, mostrándose eficaz como complemento o alternativa eficaz a las terapias habituales (estudio).

Conclusiones

La evidencia científica nos sugiere que hay una relación entre la cantidad de ejercicio físico y los beneficios que nos aporta. Tanto si somos muy activos como si somos algo activos, es preferible a ser inactivos o sedentarios (estudio). Por lo tanto te sugiero que aproveches cualquier oportunidad para activar un poco tu cuerpo.

Esta enorme lista y otros tantos, serán los grandes beneficios que te dará mantenerte físicamente activo. En tus manos está obtenerlos o no.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here